Entradas populares

lunes, 4 de abril de 2016

Cablecarril, Chilecito, La Rioja

Por las vias del Cable Carril Chilecito La mejicana, La Rioja


El Cable carril La mejicana es una obra monumental de principios de siglo veinte  que estuvo operativo hasta 1926, ubicado en Chilecito, La Rioja. 
Se trata de una obra de infraestructura minera  a lo largo de 35 km, construido por una empresa alemana. Al momento de su construcción fue el segundo cable carril mas largo del mundo en importancia.

 Desde 1982 fue declarado monumento Histórico Nacional.

Nuestro viaje nos lleva desde la la Capital Riojana hasta Chilecito en medio de un verano caluroso.


Dique Riojano

Campos de Olivares
Arcoiris llegando a Chilecito
 El camino hacia Chilecito entre la llanura y luego el paso hacia el valle central, fue muy lindo aunque agobiante, hay que elegir bien la época para visitarlo, porque en verano las siestas riojanas son extremadamente calurosas.

 En el valle central hectáreas y  hectáreas de olivares a ambos lados de nuestro camino, nos dieron la bienvenida.

La noche nos sorprendió llegando a la ciudad de Chilecito, y entre las sombras nos recibió la ciudad de los olivares, fue solo hasta la mañana siguiente cuando entendimos mejor su forma y dejamos de perdernos y repetir calles buscando un lugar donde dormir, comer y demás necesidades de viajeros.

Ya cerca del mediodía visitamos el museo colmado de reliquias : teléfonos viejos,  palas oxidadas, fotos amarillas de los trabajadores de la época,  un sin fin de objetos mineros que nos revelan el trabajo arduo de aquellos jóvenes como nosotros que nos miran desde su inmortal lugar de la foto.

El tiempo parece detenerse entre las desgastadas herramientas,  más tarde subimos y bajamos los recovecos de la 1° estación del cable carril ubicada al frente del museo, en plena ciudad de Chilecito.
Primera estación Cable carril Riojano

La ciudad  se extendió gracias al apogeo de aquellos años  en que una empresa alemana llegó con su tecnología de la época a extraer el material,  oro,  de las entrañas de la montaña  .



El sistema muy original para esos años consistía en conducir el material extraído a través de un sistema de postas, 9 estaciones con un desnivel de  hasta 3500 msnm para desembocar en una fábrica de fundición. 

Km y km de cable de acero donde hoy anidan los pájaros, fueron traídos y colocados bajando la montaña. 

 Con un buen día se pueden ver a lo lejos partes del trazado que sobrevive al oxido.

En total fueron 262 torres las que integran el recorrido, las mas pequeñas de 3 metros de altura y las mas altas de hasta 56 metros, colocadas en duras condiciones sin la tecnología actual y sorteando todo tipo de quiebres geográficos, precipicios y malas condiciones climáticas , anteponiendo el supuesto progreso a las vidas humanas que se llevaron en la construcción. 

Tramos del Cable carril traviesan la ciudad.
El material extraído de la montaña era conducido por vagonetas que componían el cable carril, en su recorrido tardaban alrededor de cuatro horas. Las vagonetas se trasladaban en sentido ascendente y descendente permitiendo un movimiento continuo que se sucedía a intervalos de 60 a 90 segundos, equivalentes a 120 a 180 metros de separación. 

 Todavía se pueden ver las sucesiones de vagonetas separadas por poca distancia, algunas, a lo lejos, colgadas de los cables de acero que se conservan al paso de los años.

Comenzaba la siesta y nosotros seguíamos envueltos en la mística minera.

Estación El Durazno
Esa tarde recorrimos la ciudad y algunos de sus puntos de interés,  plaza principal, sus comercios y como todo trazado de la colonia,la iglesia principal,  un Cristo protector en lo alto de la ciudad, y  ferias de productos de la zona .

Al día siguiente visitamos la 2° estación ubicada a pocos km de la ciudad, con un vista envidiable que permite ver la extensión del valle,  sus quiebres,  sus montañas,  y la dualidad del color de sus ríos blanco y dorado uniéndose hacia la zona urbana.

Marca Alemana de los rieles.

Los contrastes de colores piedras doradas y moradas según como las ilumine el sol nos permitieron  sentir la magnitud de este lugar degradado por el hombre en busca de sus ambiciones.

Hacia el vacio

Estación Durazno




A lo lejos Chilecito

Un poco antes de llegar a la 2° Estacion se puede visitar la zona de fundición , esta zona no tiene mantenimiento, son  ruinas abandonadas detrás de un barrio local, donde aun se puede ver el material de residuo diseminado por todos lados, sus hornos destruidos por el paso de las décadas de desuso,y restos de las construcciones. Se destaca una chimenea alta que aun se mantiene en pie  como mirando hacia Chilecito.


Chimenea de La Fundicion

Vista hacia el valle.




Zona de la Fundicion
Sus Habitantes orgullosos de sus paisajes y de su historia , nos envuelven con su entusiasmo, mientras en algunos paredones viejos de la ciudad se leen leyendas como No A Las Mineras o Famatina no se toca.

Cabe aclarar que es sobre este cerro  donde estaba situada la Mina La mejicana,  es donde durante los años 2004-2011 la empresa canadiense Barric Gold Corporation estuvo a cargo de los estudios para la nueva extracción de oro y otros materiales pero que desistió debido la la resistencia de la sociedad riojana, consciente del daño ambiental a sus lugares de residencia, la contaminación de sus ríos y el saqueo de estas empresas tras-nacionales. Luego fueron otra empresas las que trataron de reflotar el proyecto, entre ellas la empresa Osiuko mining Corporation y luego Midais hasta la actualidad.

LA LUCHA DE LOS AMBIENTALISTAS RIOJANOS ESTA LEJOS DE CONCLUIR Y EN LA ACTUALIDAD SIGUEN MILITANDO POR SU CAUSA.

Y ME PREGUNTO SI ABREMOS APRENDIDO DE VIEJOS ERRORES DEL PASADO O VOLVEREMOS A DESLUMBRARNOS CON PIEDRITAS DE COLORES.

http://www.noalamina.org/mineria-argentina/la-rioja.
 cable.http://www.alpinismonline.com/nalp-notas.asp?id=10396

miércoles, 20 de enero de 2016

Diques Sumapa, La Cañada y Collagasta.

Los diques que les voy a mostrar formar parte del Este Catamarqueño, cercanos al Limite con la provincia de Tucuman. Estas obras realizadas  para fines agrícolas, ganaderos y mejor aprovechamiento de los ríos que circundan nuestro suelo, nos brindan también un hermoso lugar de esparcimiento y tranquilidad, para los que disfrutan deportes acuáticos, pesca, fotografía o caminatas.
 Según la historia reciente durante los años 1937-1953 se produjeron sequías intensas y anormales, que provocaron graves perdidas en la ganadería y pasturas, ya que las aguadas de la zona se secaban, por lo que el gobierno catamarqueño de aquella época tuvo que invertir en un proyecto ambicioso: la ejecución de una serie de obras para aprovechamiento de los principales ríos de la zona,la creación de zonas de riego y la distribución de agua para ganadería. Así se construyeron entre otros, el Dique Collagasta y el dique Sumampa, con sus respectivos canales de derivación y la ejecución de estas obras hidráulicas genero un proceso de colonización en las zonas aledañas.
 Nosotros salimos temprano de casa y al pasar por La Cocha el olor al tabaco secándose en los galpones de madera me trae recuerdos  y mis pensamientos llenan mi mente de remembranzas de otros tiempos.
Secaderos de tabaco.
Dique Sumampa
Desde  Tucuman, hay que dirigirse por ruta 38 hasta el pueblo de La viña, desde allí por un camino de ripio,ruta prov. 27 hasta las primeras bajadas al dique.
Nosotros fuimos para verano, llegamos hasta el terraplén  del dique y luego de subirlo llegamos a sus aguas mansas, con poca gente, algunos pescadores y el cielo diáfano.

Subiendo hacia el Dique Sumampa.
Desde Terraplen del dique Sumampa




Dique la Cañada


Luego seguimos la ruta hasta Los Altos, un pueblo cercano .
Desde el pueblo Los Altos son dirigimos a la ruta provincial 21  hasta el pueblo de Alijilan, desde allí un poco  perdidos en el centro y ayudados por sus residentes, encontramos el camino que nos llevaba al dique, este,mas pequeño y con menor capacidad que el anterior es mas pintoresco por su forma circular, con sendas entre  el cerro para poder rodearlo. Nosotros buscamos el mejor lugar para armar nuestro picnic.
Dique La Cañada, Alijilan Catamarca



Senderos del Dique.



Paredón semicircular.





Dique Collagasta
En el mismo viaje visitamos el dique Collagasta ubicado en el departamento el Alto. El camino mas recomendable es volver sobre los pasos unos cuantos km y tomar la ruta pavimentada n64 empalmar con ruta n42   y ya en el pueblo  Villa el Alto tomar el camino de desvío hacia el este que lleva al dique.
Nosotros no hicimos este camino que es el mas recomendable, porque creímos que estaba en buenas condiciones un camino de ripio que une Alijilan y  Villa el Alto,que es la ruta prov. 21.
El camino comienza bien,pero a poco de comenzar a subir las serranías catamarqueñas, se vuelve intransitable , a menos que se vaya en camionetas 4*4 . Aun así no tenia casi mantenimiento, de todos modos los paisajes por esta zona son muy lindos, y ya cerca de la cima hay campos con ganado vacuno, que se atraviesan en el camino.

Camino Alijilan - El Alto

Zona de la cima, luego el camino comienza a bajar, lleno de Orquídeas.
Otra particularidad, para quien disfruta de la vegetación, es que en esta zona  mas seca, hay hermosas orquídeas entre cardones y espinillos. Es dificil encontrar gente o casas por lo que  son pocos km aproximadamente 35 no es aconsejable debido a que cualquier eventualidad o rotura los encontrara lejos de los centros urbanos.

Camino hacia El Alto

Pasando la cima, el camino mejora y se llega al Alto, desde allí se toma el camino de ripio que desemboca en el Dique Collagasta.
 El Dique Collagasta es el mas grande y bonito por sus formas errantes, dependiendo del caudal del dique aparecen algunos islotes en el medio o brazos que dibujan sus forma estrellada. El paredon del Dique es extremadamente alto y la quebrada profunda.
Paredón del Dique Collagasta
A poco de llegar, vemos un niño caminando con su perros y una majada de ovejas por el medio de puente, aquel pequeño no tenia mas de 7 años en un atardecer donde el ocaso dibujaba sus naranjas entre enormes nubes blancas que se aproximaban, simple, sencillo ...hermoso recuerdo para quedar grabado en nuestras retinas.
Escalinatas









A lo lejos, empieza a esconder el sol,regalándonos sus ultimas luces,mientras cada vez mas cerca,nos acechan,nubes inmensas que traen la tormenta que nos acompañara en nuestro retorno.

lunes, 9 de noviembre de 2015

Laguna Blanca, Catamarca.


 La laguna Blanca se encuentra en la provincia de Catamarca, se trata de un espejo de agua en altura, de unos 3400 metros de extensión. A su alrededor  se creo la reserva de la biosfera Laguna blanca, tendiente a proteger el ambiente, especies animales y vegetales . Su principal objetivo es la conservación de la vicuña, en peligro de extinción .

Luego de pasar una velada agradable en la Hostería de Villa Vil, con la atención comedida de la señora de la posada, al día siguiente, comenzamos a descubrir un hermoso paisaje, ya que habíamos llegado al pueblo al anochecer del día anterior.


El pequeño pueblito de Villa Vil es uno de esos pueblos que enamoran, de clima seco y de alta montaña; esta a 2160 metros sobre el nivel del mar. Su gente se mantiene principalmente de la agricultura y la ganadería, pero conocen como nadie estos parajes, a lo lejos se ven cerros que parecen nevados, pero la vista engaña, algunos son grandes medanales, que entre la distancia y la bruma matinal se difuminan en el aire.


Ubicado en un valle con inmensas cerros a su alrededor, se despereza cada mañana a los ruidos del día, poco para quienes venimos de lugares mas poblados, y los vientos susurran los cantos de las aves y el sonido de sus ríos. 
En este pueblo también hay un complejo de termal que no pudimos ir a visitar.

Desayunamos este hermoso paisaje  y mas tarde emprendimos camino por la ruta provincial 43 hacia nuestro destino: las dunas de Randolfo.
 Los paisajes áridos y de pre-puna son inmensamente coloridos, solo a los costados del río se puede observar mas vegetación.


Eran los inicios de un  otoño mas, pasamos por Barranca Larga, un poblado a las orillas de la ruta, mas adelante había trabajos en el camino ,que por tramos cortos, esta pavimentado, a si que en una inmensidad silenciosa, una maquina  trabaja haciendo un terraplén por donde pasara un tramo de esta ruta, la única que comunica con Antofagasta de la Sierra.

No hay casi transito por estas zonas, algunas mulas a lo lejos y alguna que otra camioneta, el transporte mas apto, para cuando los caminos se rompen y hay que abrir otras vías o caballos  fuertes y acostumbrados a la dura vida de la pre-puna.


Las dunas de Randolfo azotan la ruta y dependiendo del tiempo esconden en su manto el camino, a poco de andar, desaparecen nuestras pisadas, por el viento, que las esculpe constantemente. Es un deleite subir hasta la cima de estos medanos y dejarse caer por la arena finita que se mete por los recovecos de la ropa. Es aquí donde la cámara de fotos empieza a andar mal porque son tan chiquitos sus granos dorados que es imposible protegerla. 
El viento sigue muy seco y el sol al mediodía quema, pero a pesar de eso hace frío.


Jugamos en la arena hasta que se hizo demasiado tarde, a si que rápidamente emprendimos viaje hasta la laguna, que según el gps quedaba allí cerca. Llegamos primero a un mar de sal plano por donde se lo mire, y el camino que serpenteaba perdiéndose entre las montañas. Depende de la época del año esta zona puede llenarse de agua o estar congelado, en nuestro caso nos toco una época en que era un gran campo que se ofrecía a nuestro alrededor.


 Por estos parajes ya pudimos ver las primeras familias de vicuñas, dueñas absolutas de la inmensidad, pastando en las cercanías, pero al acercarnos  empiezan a alejarse , primeros las crías, luego los padres como protegiéndolas.

Para llegar hasta Laguna Blanca se debe desviar por un camino de tierra que sale hacia el norte, allí encontramos un viajero que nos pidió que lo alcanzáramos hasta el pueblo, y aunque nuestro plan era solo la laguna terminamos haciendo unos km mas para conocer el poblado al que iba nuestro pasajero, a una reunión de artesanos. En esta zona  la vicuña lo es todo, otorga la carne y la lana con la que pueden protegerse de los inviernos crudos.


Al llegar hasta el caserío  nos dimos cuenta que habíamos hecho bien, nos esperaba un hermoso paisaje desde donde ver la laguna. En el centro del poblado una capilla de piedra nos da la bienvenida a la puna, unas cuantas casitas en varias manzanas y un museo que estaba cerrado pero que nos cobijo del viento, desde allí, un lugar un poco mas alto se siente la libertad que nos regala la montaña  y donde la laguna  ocupa gran  parte de la planicie,  iluminada por un sol radiante que en estas alturas no calienta lo suficiente. Aquí tienen un mirador desde donde  todo parece grandilocuente.


Comimos cobijados por las galerías del museo y luego desandamos parte del camino andado para tocar las aguas saladas, ritual obligado de quien viaja tantos km para conocer estos paisajes. Pudimos ver vertientes de agua congeladas y ya en las orillas algunos flamencos, seguro los mas viejos, que ya no pueden emigrar, resignados a su destino en las aguas mansas de la laguna que se mueve al compás de estos vientos que nos acompañaron todo el viaje.


La fauna que podemos encontrar a nuestro paso son distintas clases de aves: la gallareta,  el tero, las gaviotas, los patos y los flamencos los príncipes de la reserva, ademas de su protegidos las vicuñas, las tarucas ,venados, chinchillas, vizcachas y sus consabidos depredadores, mas reacios a mostrarse,  tal vez tan solo sus huellas ineludibles: los pumas, los gatos andinos y los zorros.


 Por donde miremos encontramos a lo lejos siluetas curiosas que nos observan, y en nuestra mente quedaran estos paisajes privilegiados que dibuja nuestra Argentina.