Entradas populares

lunes, 13 de agosto de 2012

Hualfin, Catamarca

Hualfín, Catamarca

Al costado de la  mítica ruta 40 en la provincia de Catamarca se encuentra un pueblo de montaña: Hualfín, en el kilometro 63. Hacia el Sur se encuentra la ciudad de Belén y hacia el sudeste Santa María de donde venimos.

Con sus termas, su Pozo Verde y sus sitios arqueológicos Hualfín nos recibe con viento seco y una mañana a pleno sol, que a estas alturas quema.

Su gente, tranquila, en su vida cotidiana, acostumbrados a las extremidades del clima nos ayudan a ubicarnos y encontrar nuestro camino.




Pozo Verde


Recostado en los cerros, hacia la derecha de la ruta se encuentra una formacion rocosa atravesada por un pequeño río que en sus saltos entre las piedras por el paso de los años fue formando un pequeño cañón con pozos o piletones donde al agua a pesar de ser cristalina a tomado los colores verdosos.


Tal vez su profundidad, las piedras rojas del cual se formo esta quebrada o una ilusión óptica pintan a estos pozos de un verde intenso.

Las formaciones juegan formando ventanas y puertas en su trayecto.


Ademas de su belleza, hombres y mujeres que habitaron hace tiempo la zona han dejado su marca y en ambos lados del río se pueden ver agrupamientos de morteros.


Pucará Pozo Verde y una recorrida por el segundo levantamiento calchaqui:

Hacia la derecha del cañón de Pozo Verde se encuentra un yacimiento Arqueológico de gran importancia, donde pudimos ver recintos, callejuelas, y fortificaciones. El estado de conservación es regular .


Durante la construcción de la nueva traza de la ruta 40 se realizó un estudio ambiental y social, optando por ubicar el camino lo mas pegado a los cerros aledaños, tratando de prevenir cualquier afectación al sitio.


En la zona se encontraron restos de cerámica que pertenecería a la cultura indígena. Todo el material recabado se encuentra actualmente bajo el manejo de la dirección de Antropología de la provincia de Catamarca.



Entre sus callecitas se huele la historia impregnada entre sus piedras, estos parajes agrestes fueron el escenario de la segunda Guerra Calchaquí encabezada por el cacique Juan Chelemín "el Tigre de los Andes".

Fue a lo lejos en la historia de nuestro país durante 1630 a 1637.

 El grupo comandado por Chelemín pudo destruir dos de las nuevas poblaciones creadas por los españoles, Londres II y Nuestra Sra. de Guadalupe, pero luego de varias derrotas, muchos asesinatos, de haber arrasado la tierra, de la enfermedades nuevas que traían los españoles , Chelemín, es capturado y condenado a muerte. 

Su cuerpo fue descuartizado y llevado a Belén para su exposición pública como modo de amedrentar y atemorizar al pueblo. 
Aun así la guerra perduraría como también su legado de Libertad. 

La suerte para este pueblo de valientes sería similar al de los Quilmes, fueron deportados o reducidos a la servidumbre. 

El sitio arqueológico Pozo Verde es probablemente el lugar de refugio de Chelemín en el gran alzamiento contra los conquistadores españoles.

Caminar por esta ciudadela también recostada en los cerros, nos envuelve en un viaje alrededor del tiempo y la historia, pero también de su devastación posterior, los saqueos y la desidia.



 Romance que relata el Gran alzamiento Calchaqui:

" La cuestión es que los partes
que van por llanos y cerros
llevan la voz de la injuria a los jefes de mas lejos
Juan de Chelemín se entera
convocando a sus guerreros;
de él oyen todas las tribus
el clamor de sus ancestros
De Hualfín a Malpachisco
corren mensajes funestos
y los indios clachaquíes
salen como un hormiguero



Van a la estancia de Ascibi
que es un pueblito frontero,
juntan a todos sus hombres
se los pasan a deguello
(allí muere un franciscano
mientras rezaba por ellos)
apresan cuatro cautivas
y huyen como bandoleros.
Así principio la guerra
llamada El Gran Alzamiento,
guerra dura si las hubo
guerra sin cuartel ni cuento
que a lo largo de seis años
por los valles y los cerros
dejo la tierra sembrada
de oriundos y forasteros"

 Mas información de los alzamientos calchaquies: