Entradas populares

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Sendas del Parque San Javier

Pasear por el Parque San Javier se ha convertido en una tradición tucumana, para escapar del calor intenso de los días de verano o para ver si nevó en el cerro en invierno, el día de los Estudiantes o del amigo, su lugares y su accesibilidad nos hace viajar a visitarlo.

Senda del Funicular


Una hermosa caminata desde Horco Molle es la de la senda funicular. Donde se transita hacia el pasado : un viejo proyecto que nunca se termino nos da la bienvenida. Se trata de la traza de un tren que subiría hasta San Javier llevando a los estudiantes universitarios hasta las Facultades que se pretendían instalar allí. Aun quedan vestigios de las vías, de algunos de los puentes y ya en San Javier se puede ver a la vera de la ruta un gigante dormido esperando para llenar sus paredes con los gritos de los estudiantes y la sabiduría de la UNT.
La senda del funicular inicia desde el Dispensario de Horco Molle, se cruza el río y se transita por una senda amplia y bien mantenida hasta el primer puente. No es recomendable pasar por encima del puente ya que al no tener mantenimiento y estar el lugar tomado por la selva; es peligroso,  si se puede ir por debajo, aunque es mas agotador.


El segundo puente es precioso porque es bastante largo, la vista es una selva de pedemonte densa, y las vías se encuentra en subida.



Para el tercer puente ya la senda era mas angosta ,pero hace algún tiempo que no vamos a si quizás ahora sea mas amplia y el cuarto puente es muy alto y esta descalzado por lo que es muy peligroso. 

Se sale a la altura del viejo edificio de la Universidad, negro por el paso del tiempo, donde al parecer iban a estar las habitaciones para los alumnos .



Detrás del edificio se encuentra un lago apacible esperando por visitantes que cuiden su medio ambiente y disfruten de la naturaleza con conciencia ambiental.


Senda Puerta del cielo

Otra forma de llegar hasta San Javier es por la senda Puerta del Cielo, cuyo desvío se encuentra a pocos metros antes del primer puente del funicular. La caminata es muy linda, en constante subida por un sendero consolidado pero angosto donde sea traviesa la yunga tucumana.
La caminata dura alrededor de dos horas y se sale en la calle 17 de San Javier.



Cascada de Los Noques

La cascada de los Noques es una hermosa caminata de menos de 20 minutos en bajada por un sendero con escalinatas que también pertenece a la universidad. El Lugar es perfecto para ir a pasar el día en estos veranos calurosos.
Cascada al anochecer 
Los Tanques de San Javier

Los Tanques son otros lugar lindo de visitar donde también hay viejos recuerdos de edificaciones de la UNT que quedaron inconclusos, y la vista desde allí es privilegiada para un lado todo el Valle de San Javier, para el otro el Valle de la Sala.Desde la ruta son apenas unos metros por un camino apto para camionetas, o a pie unos 15 minutos.


Vista a San Javier

Vista Valle de la Sala
La mejor época para ir es verano para disfrutar del contraste de los verdes.


viernes, 12 de julio de 2013

Parque Calilegua y Termas del Rio Jordán, Jujuy

 Parque Calilegua, Jujuy


La provincia de Jujuy posee coloridos y variados paisajes en sus distintas locaciones, quizás las mas conocidas sean sus imágenes de la Quebrada de Humahuaca Patrimonio de la Humanidad, sin embargo exactamente del otro lado de la quebrada se encuentran las yungas jujeñas, un reducto de zonas selváticas que de a poco y a medida que comienza a elevarse en altura trasmuta en un paisaje conmovedor.

Nuestro viaje comienza desde nuestro Tucumán hasta Libertador San Martín mas conocido como Ledesma por la empresa que desde hace muchos años tiene la explotación agrícola azucarera de la zona.

Desde allí nos adentramos en el pedemonte del Parque Provincial Calilegua, que nos recibe con un camping modesto, celosamente custodiado por coloridas urracas que pretenden nuestras galletas.

Mas adelante el camino comienza a elevarse entre las yungas con toda clase de especies de árboles centenarios y una fauna envidiable que van desde  curiosos tucanes hasta algunos felinos, tapires y distintas aves de la zona.



El Parque Calilegua tiene varios recorridos cortos y  largos para disfrutar de la naturaleza, sus silencios y su música descubriendo su belleza a cada paso. Cerca de los lechos del río se pueden encontrar las huellas de algún animal que estuvo por la zona.




El camino es de ripio a si que nos movemos con cautela para recorrer estos riscos verdes y disfrutar de sus vistas. Nuestro destino es San Francisco, un pequeño pueblo de montaña que queda a unos kilómetros del final del Parque Calilegua.



Antes de llegar a San Francisco nos encontramos con el río Jordán seco por la época en la que lo visitamos, es octubre y recién están llegando las primeras lluvias.
El lecho del río parece tallado por el accionar del agua, y crea como un escultor, balcones y grietas. 
De todos modos aunque no lo veamos el río corre en forma subterránea y cuando lleguen las lluvias copiosas, estos recovecos estarán cargando las aguas cristalinas y frías que caracterizan estas zonas de montaña.


Llegando a San Francisco, un poblado tranquilo colgado de la montaña, nos recibe el sol del medio día y una escultura de la Pachamama  los protege desde lo alto, dándonos la bienvenida.

Termas del Río Jordán

Para llegar hasta las termas del río Jordán se requiere autorización de la comunidad de la zona y un guía ya que son zonas de la comunidad aborigen.
A nosotros nos toca una mañana nublada con nubes bajas que nos van mojando, igual emprendemos la caminata, que sera de tres horas de bajada suave al principio y abrupta al final, y dos horas de subida.


 La bajada es hasta el lecho del río San Francisco que aún a esta altura se ve chiquito.


En la conjunción de la aguas del río Jordán con el San Francisco


Se pueden ver las termas desde arriba, cuando ya falta poco para llegar, la bajada se vuelve muy difícil siendo necesario ayudarse con sogas o con la vegetación seca que rodea la senda.
Sin embargo el color turquesa que nos devuelve la vista hace valer la pena los resbalones de la bajada.


Llegando a las termas el agua es apenas tibia cerca de la conjunción de los ríos y va subiendo su temperatura a medida que nos acercamos al afloramiento de las termas.
Sin embargo el día esta bastante frío para meterse en estas aguas turquesa y aunque las nubes nos abandonaron muchos metros arriba igualmente hay nubosidad a nuestro alrededor.



 Se puede ver el fondo de la pileta, el único problema es el fuerte olor a azufre que nos devuelve el agua y que hace que nuestro almuerzo sea un poco apurado.


A cada escalón de agua va perdiendo temperatura pero forma hermosos saltos entre cada uno,
la vuelta sera de tediosa subida constante hasta volver a encontrarnos con la nubes que nos esperan en la parte superior. Pero la caminata valió la pena.


Mas adelante de San Francisco se encuentra el pequeño pueblo de Valle Grande cuyas calles empinadas nos quita el aliento una tarde de domingo desierta tranquila y en paz.


Camino a Valle Grande nos sorprende una corzuela con su cachorro, unos zorros y distintas clases de aves. 
Iglesia de Valle Grande.



Desde esta zona se puede emprender una travesía de tres o 4 días hacia el oeste que nos llevara al otro lado, donde se encuentra Tilcara, y desde Valle Grande un huella que pretende ser un camino para cuatro por cuatro nos llevara hasta Humahuaca. Actualmente este proyecto esta siendo ejecutado aunque la zona es de muy difícil acceso, sin embargo se hacen cabalgatas o caminatas de varios días por la huella, donde se puede ver como la vegetación cambia para llegar hasta la puna.
  Estos son lugares para conectarse con las cosas mas sencillas y respetar la pasividad de su gente.


martes, 9 de abril de 2013

Tuneles de La Merced, Catamarca.





Esta serie de túneles se trata de una obra ferroviaria que nunca llego a terminarse ubicada en la provincia de Catamarca cerca del limite con Tucumán. Dichos túneles fueron un proyecto de 1950 durante la presidencia de Juan Domingo Peron, que pretendía unir ambas provincias con una linea ferroviaria a través de una serie de túneles que penetraban en las montañas norteñas. 




 Dicho proyecto fue conocido con el nombre de Tuneles de la linea Superi-Rumi Punco, y alcanzaba alrededor de 33 km de zona semi selvática con mas de 1000 mm. de precipitaciones anuales. Se proyectaron catorce tuneles de los cuales se concretaron nueve  todos de hormigon armado.


La ciudad de La Merced se encuentra ubicada a la vera de la ruta Nac 38, para dirigirse a los túneles se debe girar al norte en la rotonda por la ruta provincial Nº9 hasta un desvío a la derecha a uno o 2 km de distancia que nos lleva al Camping Los tuneles de la Merced. 


Desde el lado Catamarqueño existe en la actualidad siete tuneles de distintas longitudes que van desde los 40 a  los 2000 m.  Del lado tucumano existen dos tuneles al sur de Rumi Punco en el limite interprovincial a los que ya nos referimos en una entrada anterior. http://caminandosenderosycascadas.blogspot.com.ar/2011/12/los-tuneles-y-diques-de-rumi-punco.html


El primero al que se accede desde el Camping Los Túneles es de 2 km de largo; para aquellos que tienen vehiculos 4 x4 se puede realizar el recorrido en camionetas; y si no como hicimos nosotros: caminando, a los pocos metros de terminado este se encuentra el segundo de unos 200 o 300 metros, el camino es muy agradable, se pueden ver a las salidas de los túneles las ondulaciones catamarqueñas y a lo lejos la llanura.


El tercero también es corto y esta cerca, el cuarto esta derrumbado por la obra de la ruta 38 así que el camino lo bordea entre balcones que nos devuelve quebradas y espinillos en nuestro horizonte.



El quinto y el sexto, uno es recto el otro en curva, dentro de los túneles el aire es bastante fresco y por momentos se pierde la visión por la oscuridad, principalmente en el primero, cabe destacar que cada cierta distancia, en todos los túneles, hay descansos destinados a guarecer a los operarios que  hubiesen trabajado dentro en caso de ser sorprendidos por una formación.



La recorrida  es de aproximadamente 3 horas de caminata suave y sin esfuerzo .

Un paseo alrededor de la historia de estas obras inconclusas que nos dejaron un sabor amargo a progreso no concretado, mientras la vegetación empieza a borrar sus huellas. 

Ingreso hasta camping Los Tuneles de la Merced:

jueves, 10 de enero de 2013

Caminata hacia la Laguna del Tesoro

Caminata hacia la Laguna del Tesoro:

Esta preciosa zona es un privilegio digno de los amantes de la vida al aire libre. Hace algunos años pudimos tener la oportunidad de visitar esta zona, una de las de mayor pluviometria de la provincia de Tucumán.

El camino nos envolvió de misterios y leyendas antiguas que rodean la laguna.

Para llegar hay que viajar hasta la perla del sur, la ciudad de Concepcion, luego se sigue por ruta provincial 365 hasta Alpachiri, existen dos alternativas: por el campamento Cochuna situado a  17  Km de Apachiri, comenzando allí la escalada, o bien desde Alpachiri hasta el inicio del Parque Los Alisos (http://caminandosenderosycascadas.blogspot.com.ar/2012/02/campo-de-los-alisos-1.html) desde donde antes de cruzar el rio Jaya nace un sendero hacia el Oeste que nos conduce por  la estancia Jaya, siendo este ultimo el recorrido mas usado por los que visitan la laguna.

Cabe aclarar que todas estas tierras tienen dueños por lo cual, tanto por uno u otro lugar, existen tranqueras, cuidadores y es necesario tener autorización de ellos para pasar.

Nosotros fuimos en el año 2009 en una época no recomendable: pleno verano, pero el esfuerzo valió la pena ya que la belleza de los diversos tonos de verde a nuestro alrededor y el buen tiempo nos acompañaron. 

Elegimos el camino mas corto que es por el campamento Cochuna a 1060 msnm , sin embargo la subida es mas cansadora porque es pronunciada.
 El camino inicia en el puesto de cuidadores situado antes de cruzar el río Cochuna, frente a un abandonado campamento de vialidad. Es necesario tener las indicaciones adecuadas ya que es fácil perderse porque hay varios potreros, caminos y animales sueltos. 

En verano además; la vegetación es mucho mas tupida y puede borrarse la senda entre helechos enormes y toda clase pastizales.


El primer descanso hasta el otro día lo hicimos a poco de comenzar la caminata, cerca de un potrero, la vista de los nevados del Aconquija es espectacular principalmente de mañana temprano. Un lugar de referencia es la morera, que es un lugar descampado, a la derecha de la senda, donde hay una enorme planta de morera solitaria.


Mas adelante hay que bajar hasta un afluente del rio el río Jaya, cruzarlo, y seguir por su ribera. Esta zona esta lleno de pequeños milagros de la naturaleza, por donde se camina el suelo esta húmedo y brota agua cristalina, hermosas vertientes llenan de vida el ecosistema.
Nuestro segundo día de campamento lo hicimos a orillas de dicho río para emprender temprano la caminata final a la laguna.


La mañana del tercer día dejamos el campamento y comenzamos la trapada por el río al cual hay que cruzar una y otra vez siguiendo la senda, luego el sendero comienza una subida agotadora que nace en la margen izquierda del río. 

 

El GPS indica que la laguna esta al lado nuestro pero primero hay que llegar hasta la parte mas alta donde hay un bosque de alisos, pasar nuevamente una tranquera y ver por fin ver la laguna.


Llegamos al mediodía listos para un almuerzo a orillas del precioso espejo de agua. Mas tarde recorrimos sus orillas, en sus dimensiones no es muy grande pero el reflejo que nos devuelve nos muestra un entorno de alisos coronado por las cumbres del Aconquija y sus ondulaciones, envolviéndonos en un paraíso tucumano. 
 La laguna esta a aproximadamente a 1900 metros sobre el nivel del mar.
Luego de saciar nuestra curiosidad bajamos al campamento a pasar la noche.


La vuelta la hicimos por la Estancia Jaya, este sendero comienza por una porción de selva que sufrió un incendio hace algunos años mostrándonos altivos troncos que perecieron de pie, actualmente colonizados por helechos y enredaderas, posteriormente atraviesa potreros de pastoreo, puestos de cuidadores, tranqueras e imponentes bosques de Tipas, Laureles y Horcomolles, se trata de una senda consolidada preparada para el tránsito de tractores. Por la tarde llegamos hasta la entrada del Parque de los Alisos, desde allí  comenzamos a desandar los caminos volviendo a la civilización.


La mejor época para visitar la laguna es el otoño y la primavera debido a que las lluvias son escasas en esa época y otra recomendación es ir acompañado de algún baqueano que conozca la zona.


Una leyenda hizo famosa esta laguna, y aparece recopilada en un libro de Octavio Cejas llamado "Tukma Mágico", donde cuenta:

"Una vez mandaron a un hombre algo inocentón a campear unos bueyes que se habían refugiado entre las malezas del bosque, en las lomas y cerrilladas de más arriba de Arcadia. A los días volvió con el cuento de que había dado con una laguna de gran tamaño rodeada de alisos y nogales, sauces y totoras; que él, oculto entre unos helechos gigantescos, vio en el agua, sentada en una piedra que sobresalía, a una mujer muy bella que se hacía pasar un peine de oro por sus cabellos que brillaban con luces de ese metal. Dijo el hombre que las aguas se habían agitado bravamente cuando comenzó a emerger un toro de astas doradas que llegó hasta la orilla arrastrando una pesada cadena de oro. El caso se difundió rápidamente. Los hombres más corajudos y codiciosos se fueron en expedición. Llevaban oculta intención de enlazar a la bella y al toro a quien consideraba su guardián. Se cansaron de deambular entre montes y cerros y no hallaron ni rastros de la laguna y sus moradores".También se cuenta que desde todo el imperio inca se llevaba oro a Cajamarca, Perú, para pagar la recompensa que liberaría al Inca Atahualpa, pero al enterarse de que Pizarro mató al Emperador indio, los tesoros se arrojaron en el camino, pero bien ocultos. Una de esas cargas fue a parar a una laguna que luego se denominó Laguna del Tesoro; en dicha laguna, en el fondo, junto a los invaluables tesoros, se encuentra un gigantesco toro de astas doradas (algunas versiones representan al toro color negro) que hace enloquecer las aguas y sale al encuentro de todo aquel que intente recuperar el oro allí oculto. Fragmento extraído de http://www.folkloredelnorte.com.ar/